Logo

septiembre 8th, 2010:

Tu novio de la infancia


Somos el uno para el otro
y está claro que es para siempre.
La gente se muere de envidia,
pues para mí, no es suficiente.

Es que no basta con querernos,
yo quiero ser tu novio de la infancia
y que, si el pasado no se cambia,
podamos inventarnos nuestra historia.
Y si nos preguntan, recitarla de memoria.

Somos el uno para el otro
y está claro que es para siempre.
La gente se muere de envidia,
pues para mí, no es suficiente,
no es suficiente.

Es que no basta con querernos,
yo quiero ser tu novio bajo el agua
y que, si hemos nacido sin branquias,
podamos respirar profundamente,
aguantar el aire y quedarnos para siempre.

Somos el uno para el otro
y está claro que es para siempre.
La gente se muere de envidia,
pues para mí, no es suficiente.

Somos el uno para el otro
y está claro que es para siempre.
La gente se muere de envidia,
pues para mí, no es suficiente.

No basta con querernos,
yo quiero ser tu novio eternamente
y qué, si todo el mundo se muere,
no lo pienso impedir, peor para ellos,
yo cuento contigo para ir matando el tiempo.

Somos el uno para el otro
y está claro que es para siempre.
La gente se muere de envidia,
pues para mí, no es suficiente.

Vamos a vernos cada tarde,
a pasear constantemente,
a correr con todos los gastos,
a discutirnos con la gente, con la gente.

Vamos a darnos muchos besos,
a entender todos los conceptos.
Vamos a analizar los hechos,
y es que no basta con querernos.

Vamos a darnos muchos besos,
a entender todos los conceptos.
Vamos a analizar los hechos,
y es que no basta con querernos.

En la tercera letra

Quiero que me regales
un sitio para ahogarme
un abismo de mar y de caricias
sobre las que caer irremediable
y verme como soy
y flotar libre

Importará bien poco
si alrededor no existe más que ruido
deshaciendo los hilos de esta tela
si cada afirmación es una lucha
y tu canción la mancha
el áspero lenguaje
de la multitud bárbara y confusa

Como un eco se pierde
o surge del silencio
mejor verso y mensaje
que de cualquier discurso
yo renuncio a gritar para escucharte

No importa si te quedas
cada una de las cosas que te digo
y se seca mi voz: para nombrarte
cualquier palabra basta,
en la tercera letra estaré yo.
en la tercera letra estaré yo.