Logo

septiembre 17th, 2010:

Júpiter


La Venus de Milo, en su cuerpo a medio hacer
ya entendía muy bien la naturaleza del amor.
Dijo, “El buen amor es delicioso, siempre quieres más cuanto antes,
te vuelve tan loco que te tragarías la luna”.

Oh, oh, Júpiter,
Oh, oh, cálmate, corazoncito mío.
Oh, oh, el amor es una llama salvaje, incontrolable.

Quítame las estrellas de mi corona,
que vayan cayendo los años.
Sácame a pasear a la luz de las hogueras,
que mi piel sienta la noche.
Átame a tu lado,
di que será pronto…

Me vuelves tan loco, nena
que podría tragarme la luna.


Mis manos son dos viajeros, han cruzado tierras y océanos,
y aún así son pequeñas para el continente de tu piel.
Podría pasar mi vida vagando, vagando,
viajando cada noche por todo tu cuerpo.


Oh, oh, Júpiter,
Oh, oh, cálmate, corazoncito mío.
Oh, oh, el amor es una llama salvaje, incontrolable.

Toma estas estrellas,
sácame a pasear la luz de las hogueras,
que mi piel sienta la noche.

Átame a tu lado,
di que será pronto…
Me vuelves tan loco, nena
que podría tragarme la luna,
tragarme la luna…