Logo

drexler

Luna negra

Cuatro estrellas blancas sobre fondo negro
es la Cruz del Sur.
Cuatro estrellas blancas sobre fondo negro
es la Cruz del Sur.
Una luna negra sobre fondo blanco es tu lunar
y yo no puedo ni mirar el cielo sin nombrarte,
no puedo ver anochecer sin recordarte.

Tres Marías blancas van cruzando un cielo color carbón.
Tres Marías blancas van cruzando un cielo color carbón.
Tus ojos negros dieron en el blanco de mi corazón
y yo tocando el cielo cada vez que te miraba,
tocando esta canción mientras te recordaba.

Vuela en el viento esta canción
vuela cruzando la noche, cruzando el camino de tu corazón.

Vuela en el viento esta canción
vuela cruzando la noche, cruzando el camino de tu corazón.

Camino de tu corazón.

Cuatro estrellas blancas…

El fuego y el combustible

Todas las horas, todos los besos
Cada recuerdo que fuimos echando en el fuego
Un día, tal vez, darán calor

Cada lágrima, cada gota de sudor
Que el tiempo fue evaporando
Sonará un silbato de vapor
Y mas alla, del espectro visible
Habremos sido el fuego y el combustible

Tomo el dolor, tomo el punzón de los celos
Lo dejo arder en la llama
Y un día tal vez saldrán de mí

Y esta canción que se disipa en el viento
Como señales de humo
Busca un cielo en que la leas tú
Y en uno mas, de los mundos posibles

Habremos sido el fuego y el combustible
Habremos sido el fuego y el combustible
Habremos sido el fuego y el combustible

Gracias! (soneto por sorpresa)

Entrar en este verso como el viento,
que mueve sin propósito la arena,
como quien baila que se mueve apenas,
por el mero placer del movimiento.

Sin pretensiones, sin predicamento,
como un eco que sin querer resuena,
dejar que cada sílaba en la oncena
encuentre su lugar y su momento.

Que el soneto nos tome por sorpresa,
como si fuera un hecho consumado,
como nos toman los rompecabezas,

que sin saberlo, nacen ensamblados.
Así el amor, igual que un verso empieza,
sin entender desde donde ha llegado.

Que el soneto nos tome por sorpresa,
como si fuera un hecho consumado,
como nos toman los rompecabezas,

que sin saberlo, nacen ensamblados.
Así el amor, igual que un verso empieza,
sin entender desde donde ha llegado.

Tu piel

Tu piel, tu piel, tu piel, tu piel, tu piel
Buscando desde el aire.
Besar tu piel, sentir tu piel besándome,
tropel de viejas novedades.

La vi brillar, yo vi tu piel brillar,
de un blanco que quemaba.
Buscándote, buscándote, buscándome
entre la bruma tibia del cuarto.

Cerrar los ojos y escucharte desvestir,
sonando tus pulseras.
Y tintineando por la oscuridad
tu mano pasa y deja una estela de luz.
Luz, calor, tu pecho es “mi bosquecico”
sólo quiero empapar mi cara en tu piel, tu piel, tu piel.

La trama y el desenlace

Love by jennibambani, Deviantart

Camino por Madrid Elche en tu compañía.
Mi mano en tu cintura,
copiando a tu mano en la cintura mía.
A paso lento, como bostezando,
como quién besa el barrio al irlo pisando,
como quién sabe que cuenta con la tarde entera,
Sin nada más que hacer que acariciar aceras.

Y sin planearlo tú acaso,
Como quién sin quererlo va y lo hace,
Te vi cambiar tu paso,
hasta ponerlo en fase,
en la misma fase que mi propio paso.

Ir y venir, seguir y guiar, dar y tener,
entrar y salir de fase.

Amar la trama más que al desenlace,
amar la trama más que al desenlace.

Fue un salto ínfimo
disimulado,
un mínimo cambio de ritmo apenas,
un paso cambiado,
y dos cuerdas que resuenan con un mismo número en distintos lados,
o el paso exacto de dos soldados,
como dos focos intermitentes,
subitamente así, sincronizados.
Dos paseantes distraídos
Han conseguido que el reloj de arena de la pena pare,
Que se despedace.

Y seguir que el rumbo que el viento trace.
Ir y venir, seguir y guiar, dar y tener,
Entrar y salir de fase.
Amar la trama más que al desenlace,

Amar la trama más que al desenlace.
Ir por ahí como en un film de éric rohmer
sin esperar que algo pase.
Amar la trama más que al desenlace,
Amar la trama más que al desenlace.
Te vi cambiar tu paso,
Hasta ponerlo en fase,
En la misma fase que mi propio paso.
Amar la trama más que al desenlace,
Amar la trama más que al desenlace.
Camino por Madrid Elche en tu compañía.

Pronto. Quedan sólo horas para caminar juntos de nuevo, acariciando aceras…
amando la trama mas que el desenlace.

Nada menos

Nada se pierde, nada se vuelve nada
todo te vuelve algún día

¿Que habré hecho yo de bueno, para que la vida crea
que yo te merecía?

Tu amor es más que un mero desconcierto
es más cierto que la poesía

Tu amor es a la vez el contenido y la llave de mi alcancía

Nada, nada menos
Nada, nada menos

Nada se pierde, nada viene de nada
todo vuelve a su destino

¿Que habré hecho yo de bueno, para que la vida te haya
cruzado en mi camino?

Mi estar aquí, mi miedo, mi alegría
te doy todo lo que pido
y este puñado de melodías que un día serán olvido

Nada, nada menos
Nada, nada menos

(en un momento del sueño, nada que nada yo voy nadando
llevas el vaso a tus labios, como si nada
y me vas tragando, me vas tragando)

Transporte

loved by subterfugemalaises, Deviantart

Desde ahora mismo y aquí
hacia donde quiera que estés,
parte de mi alma
parte a tu encuentro.
Sabes que te llevo dentro mío
igual que yo sé que tu me llevas dentro.

Se trata de un leve pulsar
que se abre camino hacia tí
cruzando las estaciones, constelaciones,
los momentos.
Digo que esta vida es llevadera
sólo porque sientes tú
lo que yo siento.

Donde tu estás
yo tengo el Norte,
y no hay nada como tu amor
como medio de transporte.

En este instante,
precisamente,
más canto y más te tengo yo
presente,
más te tengo yo presente.

De camino al aeropuerto reconocimos hoy esta canción como una de las que debían de estar en constelaciones…
Sabes que te llevo dentro mío, como sé que tu me llevas dentro… Once días… TQ.

Un lugar en tu almohada



Hazme un lugar en tu almohada,
junto a tu pecho me calmaré.
Hazme un lugar en tu almohada,
para que duermas te cantaré.

Hazme un lugar en tu almohada,
junto a tu pecho descansaré.
Hazme un lugar en tu almohada,
para que duermas yo te cantaré.


Una canción de cuna,
un valsecito de Tacuarembó,
te irá llevando en una nube
si no me duermo antes yo.

Hay un rincón de tu pelo
en el que yo me perfumaré.
Hay un rincón de tu pelo,
sobre la almohada, esperándome.

Hay un rincón de tu pelo
en el que me perfumaré.
Hay un rincón de tu pelo,
sobre la almohada, esperándome.

Una cascada azul
como la sombra de un jacarandá,
me iré acercando a tu mejilla
para escucharte respirar.


Hazme un lugar en tu almohada


Quedan menos de cinco días para volver a mi lugar en tu almohada… ese lugar en el que me siento en casa, fuera del cual existir pierde gran parte de su sentido. Hoy Constelaciones cumple dos meses y lo hace con la misma ilusión que el primer día… y ojalá que siga muchos años mirando las estrellas de tu piel, perdiéndome en tu noche.

Horas

No queríamos dormir
nos queríamos comer el mundo
No podíamos dejar de estar a solas ni un segundo
Ida y vuelta de la cama
a la alfombra voladora
nos bastaba con dejar pasar
dejar pasar las horas

Horas, horas,
colgados como dos computadoras
Horas, horas,
meta echar carbón en la locomotora

Recorriendo aquel edén
de sólo dos metros cuadrados
¿Que será de aquel colchón, de aquel colchón tan maltratado?
Allá íbamos tu y yo
llevados por el remolino
nos dejábamos caer, caer,
caer hacia el destino

Durante horas, horas,
colgados como dos computadoras
Horas, horas,
meta echar carbón en la locomotora

No queríamos dormir
nos queríamos comer a besos
No queríamos dejar de cometer ni un solo exceso
Nos venía a saludar en el balcón la luna llena
Nos bastaba con dejar morir
dejar morir la pena

Horas, horas,
colgados como dos computadoras
Horas, horas,
meta echar carbón en la locomotora

Fusión


¿Dónde termina tu cuerpo y empieza el mío?
A veces me cuesta decir.
Siento tu calor, siento tu frío,
me siento vacío si no estoy dentro de tí.

¿Cuánto de esto es amor? ¿Cuánto es deseo?
¿Se pueden, o no, separar?
Si desde el corazón a los dedos
no hay nada en mi cuerpo que no hagas vibrar.

¿Qué tendrá de real esta locura?
¿Quien nos asegura que esto es normal?
Y no me importa contarte
que ya perdí la mesura
que ya colgué mi armadura en tu portal.

Donde termina tu cuerpo y empieza el cielo
no cabe ni un rayo de luz.
¿Que fue que nos unió en un mismo vuelo?
¿Los mismos anhelos?
¿Tal vez la misma cruz?

¿Quien tiene razón?
¿quien está errado?
¿Quien no habrá dudado de su corazón?
Yo sólo quiero que sepas:
no estoy aquí de visita,
y es para ti que está escrita esta canción